Torre de Espioca

Ermita de Torre Espioca
Parroquia de Santa María de Torre Espioca
11 octubre, 2016
Frutos de caquis en Picassent
Frutales en la Finca de Torre Espioca
14 octubre, 2016
Mostrar todo

Torre de Espioca

Torre de Espioca

La Torre de Espioca es una estructura defensiva almohade que se encuentra ubicada en el complejo agrícola cultural de Torre Espioca junto a la Masía/Alquería de mismo nombre. Sus coordenadas de ubicación son 39°18′54″N / 0°26′27″O y desde el día 19 de enero de 1993 goza de la calificación de Bien de Interés Cultural con número 46.16.194-003 y anotación ministerial RI-51-0007339.

Esta fue edificada con piedra y argamasa en el siglo XI como torre defensiva. Es una torre típica de la época de planta rectangular y con cuatro alturas (planta baja y tres pisos). Sus medidas son de 4,95 por 5,6 metros en su base, de fachadas sensiblemente trapezoidales y una altura actual de 16,77 metros de altura, si bien inicialmente eran 18,47. A nivel del acceso tiene un espesor de 1,32 que va disminuyendo formando repisas a medida que se asciende. Junto a ella aún se observan restos de edificaciones anexas.

Actualmente, la Torre de Espioca se encuentra en una fase de deterioro parcial que aconseja medidas para su pronta recuperación y rehabilitación. En cuanto a su ubicación es perfectamente visible junto a la Autovía 7, a la parte contraria a los centros penitenciarios de Picassent 1 y 2, y en un lugar perfectamente accesible, pero en el interior de la alquería.

Volviendo a sus orígenes, el enclave de la Torre de Espioca puede tener un comienzo anterior al documentado, pero se consensua ante la falta de estudios más profundos su edificación en el siglo XI como torre defensiva. En aquel entonces eran muchas las alquerías que contaban con una torre de defensa. El conjunto de estas torres, en un contexto territorial, podían formar un cinturón defensivo de la ciudad de Valencia, si bien parece ser que gana fuerza la postura que defiende que más bien servían para defender la población local donde se asentaban.

Entre sus funciones defensivas estaba su posición de atalaya para ver venir a los ejércitos enemigos. En esos casos y mediante el uso de señales de humo les permitía difundir rápidamente la información entre las diferentes alquerías cercanas, con el fin de que les diese tiempo para prepararse ante el posible ataque del enemigo.

En este caso, la Torre de Espioca posee un emplazamiento estratégico y previligiado ya que se encuentra en el extremo final de una cadena de colinas que la eleva sobre el territorio circundante, facilitándoles una visibilidad de casi 360 grados. Esta posición es la mejor que las del resto de las torres de las alquerías vecinas.

Según el Rafael Bosch í LópezLa primera referencia histórica documental que tenemos de la Torre de Espioca nos la proporciona el Libro del Hechos de Jaume I, donde se narra que en una cabalgada que hizo el Rey con su ejército en el año 1233, cinco años antes de la caída de la ciudad de Valencia, pasando por el lado de la torre y la alquería de Espioca, la cual estaba muy bien defendida y que por eso no le atacaron y siguieron su camino hasta Almussafes.”

Finalmente, la alquería de Espioca se rindió al ejército de Jaime I en el año 1238 tras la caída de la ciudad de Valencia. Como también lo hicieron gran parte de las alquerías del territorio, un pacto en su rendimiento para evitar el uso de la violencia. El primer señor del nuevo lugar cristiano de Espioca fue Roderic Sabata.

La Torre de Espioca ha vivido desde su construcción una gran transformación de su entorno, sufriendo los avatares del tiempo y sobreviviendo a guerras y como no, al azote climatológico. Un ejemplo de actuaciones impropias para ella fue la realizada durante el pasado siglo de una reparación del remate de la torre, con almenas de materiales que no son adecuados a la construcción original.

A día de hoy, el conjunto se encuentra en “un terreno cercado y protegido”, como lo está el resto de la Alquería. Aun así, en el tiempo se han dado casos de expolio y vandalismo urbano: Personas que acceden a ella… incluso con el amparo de la nocturnidad, para realizar excavaciones con detectores de metales en búsqueda de piezas de interés. Actos que están contribuyendo al deterioro alarmante de esta Torre.

Su estado de conservación está necesitado de actuaciones apremiantes, manteniendo una preocupación por parte de la gerencia de Torre Espioca.

Fuentes consultadas:
Rafael Bosch í López (cronista oficial de Alginet)
Wikipedia

Imágenes de la Torre de Espioca

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *