La Torre

La Torre de Espioca

Su Historia

La Torre de Espioca es una fortificación defensiva almohade edificada durante el siglo XI. Esta fue reconquistada por Jaime I de Aragón, quien la entregó a Roderic Sabata.

Es una torre típica de la época de planta rectangular y con cuatro alturas (planta baja y tres pisos). Sus medidas son de 4,95 por 5,6 metros en su base, de fachadas sensiblemente trapezoidales y una altura actual de 16,77 metros de altura, si bien inicialmente eran 18,47. Su construcción fue realizada con piedra y argamasa.

Más información

En la Actualidad

Actualmente, de la Torre de Espioca solo queda la estructura base de la misma y junto a su pie, algunos retos de algunas edificaciones anexas.

Esta fue declarada Bien de Interés Cultural el 19 de enero de 1993 con el número 46.16.194-003 y anotación ministerial RI-51-0007339.

Su estado requiere actuaciones relativamente urgentes para su recuperación y conservación, actuaciones que por su particularidad arqueológica y condición administrativa, necesita de la coordinación de los diversos agentes institucionales y privados para su actuación.

Más información

Su Futuro

El conjunto se encuentra en “un terreno cercado y protegido”, como lo está el resto de la Alquería. Aun así, en el tiempo se han dado casos de expolio y vandalismo urbano: Personas que acceden a ella… incluso con el amparo de la nocturnidad, para realizar excavaciones con detectores de metales en búsqueda de piezas de interés. Actos que están contribuyendo a un deterioro alarmante de esta Torre.

Su estado de conservación está necesitado de actuaciones apremiantes, manteniendo una preocupación por parte de la gerencia de Torre Espioca.

Más información